PERITACIÓN PSICOLÓGIA ANTE LOS TRIBUNALES. TRASTORNOS ADICTIVOS

El pasado sábado, 31 de Enero, tuvo lugar la sesión sobre “Peritación Psicológica ante los Tribunales” impartido por la Cofundadora de Astarté Gabinete de Psicología, Rosa Soriano, en el marco del Master Oficial Universitario en Psicología Jurídica de la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia.

Nos es grato participar en estas actividades teniendo en cuenta la importancia de una buena formación en el ámbito de la Psicología Jurídica, ya que los psicólogos son requeridos en los Tribunales para comparecer como peritos con más frecuencia.  Los abogados que solicitan la labor de un psicólogo lo hacen para evaluar algún aspecto o a los ciudadanos para algún fin judicial. La psicología ha adquirido mayor relevancia en el campo jurídico, un campo bastante complicado en este sentido.

Durante nuestra sesión defendimos que los trastornos adictivos tienen en la actualidad una gran trascendencia, no sólo por las repercusiones socio-sanitarias, sino por la elevada tasa de delincuencia que frecuentemente lleva asociada.  El índice de delincuencia, que de manera elevada existe entorno a la drogadicción, depende de varios factores:

  1. De la propia obtención de la droga. Su elevado valor obliga al sujeto a robar, prostituirse, estafar, etc., para obtener la sustancia a la que es adicto.
  2. De los efectos directos de la droga. La sustancia puede dar lugar a la aparición de trastornos psicóticos, reacciones de ansiedad, delirium, estados de agresividad y confusionales. Durante estas situaciones el drogodependiente puede cometer con frecuencia delitos tales como lesiones, atentados sexuales e incluso homicidios.
  3. De la personalidad previa del toxicómano. En este sentido, se ha discutido mucho sobre la presencia de un “perfil de personalidad del drogodependiente”. Aunque no hay datos concluyentes, parece que existen rasgos de personalidad relativamente estables y homogéneos en los drogodependientes. Lo que no está claro es, si son dichos rasgos los que precipitan al consumo de tóxicos o si, por el contrario, es el consumo de sustancias el que altera o modifica la personalidad de los drogodependientes.

Es necesario tener presente que muchos trastornos de la personalidad tratan de compensar sus insuficiencias con el consumo de tóxicos. En otras ocasiones, estados psicopatológicos latentes (ej. Esquizofrenias) afloran al ser precipitados por el consumo de tóxicos, y finalmente, personalidades con rasgos específicos de inestabilidad, impulsividad y escasa tolerancia a la frustración se descompensan con la ingesta de determinadas drogas, realizando conductas violentas que son seguidas de estados amnésicos completos.

La necesidad de individualización judicial de la pena exige atender a las circunstancias del autor y que éstas tengan una relevancia en el marco de los procedimientos legales. Ello se traduce en una posible aminoración de la imputabilidad que puede conllevar la adopción de medidas alternativas al ingreso en prisión al permitir la sustitución de las penas privativas de libertad por otras medidas más adecuadas para el logro de la reinserción de la persona drogodependiente, y/o la suspensión de la ejecución de la pena, condicionada al cumplimiento de determinadas condiciones.

El hecho de que se apliquen circunstancias modificativas de responsabilidad criminal que eximan de responsabilidad penal, no quiere decir que estén exentas de consecuencias jurídicas, ya que en la medida que demuestran que el sujeto es peligroso para la convivencia, se aplican medidas de seguridad. Mientras que la pena se impone por un  delito cometido, como consecuencia jurídica de éste, la medida de seguridad es la consecuencia jurídica de la peligrosidad criminal de un sujeto, al que se le inflige tal medida como medio para evitar la futura comisión delictiva.

Psicólogo Perito/Psicólogo Testigo

En cuanto a la figura del el psicólogo ante el tribunal se refiere, cabe destacar que puede desempeñar el papel de perito o el de testigo, siendo ambas intervenciones consideradas como un medio de prueba.

Perito: doctor, experimentado, práctico en una ciencia o arte. Designa a la persona que poseyendo determinados conocimientos científicos, artísticos o simplemente prácticos, es llamado por la justicia para dictaminar sobre hechos cuya apreciación no puede ser llevada a cabo sino por aquel que, como él, es poseedor de tales nociones muy especializadas. La característica básica del rol del perito es que no ha tenido ni tiene un conocimiento previo, ni contacto, ni interés alguno en el caso que se juzga o con las personas implicadas en él. A ello se le ha llamado un conocimiento “ex novo”, siendo el mecanismo básico por el que se garantiza la imparcialidad en su tarea.

Testigo: La función de todo testigo ante el tribunal es relatar aquello de lo que ha tenido conocimiento relevante, según criterio del mismo tribunal, a través de su contacto previo con el caso y/o con las personas implicadas. Con  frecuencia, un psicólogo puede tener este conocimiento en razón de su práctica profesional; es decir, su “saber” de los hechos se deriva de su intervención profesional. Estos testigos expertos defienden ante el tribunal los informes que en el pasado, o en cumplimiento de la orden del mismo tribunal, han emitido en relación a su intervención profesional. Estos informes no son periciales, sino informes técnicos (clínicos, RRHH, educativos, etc.), presentados en un contexto judicial.

Este es un tema apasionante pero complicado que requiere de un profundo análisis y una complicada puesta en escena, pero como siempre decimos “La justicia no es justicia si no humaniza a la persona.”

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>