CUANDO LAS FOBIAS CONDICIONAN NUESTRAS VIDAS

En estos días donde Valencia se prepara para vivir su fiesta grande, la Fallas, a muchas personas se les avecina días de sufrimiento, de cerrarse en casa o incluso de huir de la ciudad.

LIGIROFOBIA: miedo irracional a los ruidos fuertes y repentinos, como explosiones.

Las fobias son miedos irracionales y muy intensos hacia cosas o situaciones y se convierten en un verdadero problema psicológico cuando limitan nuestra vida. Fobias hay muchas pero tal vez las más corrientes sean la claustrofobia, miedo a los espacios cerrados; agorafobia, temor a los espacios abiertos; escotofobia, miedo a la oscuridad; hematofobia, fobia a la sangre; a los perros, la cinofobia; o a las arañas la aracnofobia.

Pero hay fobias que escapan a toda razón, como la ombrofobia, miedo a la lluvia; catisofobia, miedo a estar sentado; miedo a las flores: antofobia, y a los arboles: dendrofobia. También existen miedos patológicos al número 666 que se conoce como hexakosioihexekontahexafobia.

Las fobias, a pesar de no tratarse de un trastorno psiquiátrico grave, son un trastorno psicológico con muchas connotaciones negativas en la vida de una persona, y requieren de tratamiento. Las causas de la aparición de una fobia no siempre están definidas, ni tienen porque tener concreta ninguna razón, además de que puede no existir una única causa para explicar por qué determinadas personas padecen un miedo común.

Los criterios para poder definir la existencia de una fobia pueden englobarse de la siguiente manera:

  1. Miedo excesivo e irracional ante algo, alguien, o ante una situación.
  2. La exposición a ese miedo provoca una respuesta inmediata de un estado de ansiedad, angustia…
  3. Evitar situaciones, cosas, personas…
  4. Interrupción de la vida y la rutina normal.

Es importante saber que una fobia no desaparece por sí sola, y es necesario pedir ayuda para su diagnóstico, valoración y tratamiento. Existen diversos tratamientos para poder ayudar a las personas que padecen una fobia, y dependiendo de cada caso, serán más efectivos unos u otros. La psicoterapia, las terapias conductuales, o las terapias cognitivas, son los tratamientos más eficaces para hacer frente a una fobia y suelen desarrollarse individualmente, aunque en algunos en ocasiones, en función del caso y del momento, está indicado el tratamiento grupal, o la participación de algún acompañante. No obstante, cabe señalar que para que el tratamiento sea efectivo la persona que la sufre debe estar decidida a trabajarla para poder superarla.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>