PAUTAS PSICOLÓGICAS PARA MANEJAR LA ANSIEDAD Y EL MIEDO EN LA CUARENTENA

Estos últimos días estamos en estado de confusión, nuestras vidas han cambiado y tenemos que estar en casa. La reacción natural ante este cambio de hábitos repentinos es la defensa. El miedo a sentirme en peligro o que mi entorno se encuentre afectado puede llevarnos a estados de pánico, preocupación, estrés y miedo.

Estos días nos encontramos con emociones contradictorias, inestabilidad, ansiedad, sensación de estar viviendo una película o sensación de irrealidad. No sabemos como actuar cuando salimos a la calle, hablamos continuamente del coronavirus y  de las noticias de la televisión o redes sociales. Todo ello puede estar generando sensaciones de estrés y agobio.

Por ello, te invitamos a seguir algunas pautas para calmar la ansiedad y el miedo el ante esta situación.

  1. Sigue las recomendaciones y medidas de higiene y prevención que determinan las autoridades sanitarias. Confía en las personas profesionales porque saben lo que tienen que hacer.
  2. Establece momentos concretos del día para informarte y luego desconecta: estar comprobando casi compulsivamente las noticias o las estadísticas puede ser una gran fuente de estrés y ansiedad. Establece un momento en el día para informarte y después céntrate en otros temas hasta la próxima vez.
  3. Busca pruebas e información contrastada que proporcionan los medios oficiales y científicos (OMS, Colegios Oficiales…) y evita información que no provenga de estas fuentes, evitando información alarmista.
  4. Establece rutinas diarias. Por ejemplo: establecer horarios para levantarte o para comer, asearte o hacer alguna actividad en casa.
  5. Mantente ocupado/a y en contacto con personas cercanas (aunque sea por teléfono o videollamadas). De esta forma se disminuirá la sensación de estrés, soledad, frustración, aburrimiento y enfado.
  6. Evita que las conversaciones giren en torno al Coronavirus y sus consecuencias.
  7. Aprovecha para hacer cosas que en otras circunstancias no podrías: Es importante encontrar momentos del día para realizar actividades gratificantes. Por ejemplo: ver películas o series, leer libros, pintar, cocinar… incluye estas actividades en tu horario.
  8. Mantente en movimiento. Realiza estiramientos o pequeños ejercicios suaves en casa, te ayudará a distraerte y a disminuir la tensión muscular.
  9. Comunicación familiar: si vives en familia ahora más que nunca es importante la comunicación. Estar tanto tiempo juntos/as puede hacer que haya discusiones o “salten chispas”. Hablad sobre lo que necesitáis cada uno/a y exponerlo amablemente para llegar a acuerdos.
  10. Respetad los espacios individuales: Intentad tener espacios para estar solos/as para tener cierta independencia y tranquilidad.

Recordad que es una medida temporal, de prevención y que no es permanente. 

Esta entrada fue publicada en Formación publico en general, Noticias, Psicología Clínica, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>