Los informes periciales en trastornos adictivos

Queremos poner la atención en la importancia de los informes periciales en los procedimientos judiciales de personas que presentan un trastorno adictivo. Para ello, es necesario hacer una breve introducción de la relación entre la drogodependencia y la conducta delictiva, así como la exposición del tratamiento que dispensa el código penal a las personas que padecen esta doble problemática.

Los trastornos adictivos presentan en la actualidad una gran trascendencia, no sólo por las repercusiones socio-sanitarias, sino también por la elevada tasa de delincuencia que frecuentemente llevan asociados. Esta delincuencia entorno a la drogodependencia depende de varios factores, en primer lugar de la obtención de la droga ya que el elevado valor de las sustancias a la que se es adicto obliga en muchos casos a delinquir. En segundo lugar a los efectos directos de la droga que pueden dar lugar a la aparición de trastornos psicóticos, deliriums, estados de agresividad y otras situaciones bajo las que comete algún delito. Por último, en tercer lugar, la personalidad previa de la persona drogodependiente.

El código penal  tiene en cuenta y presta un adecuado tratamiento penal a las conductas delictivas que se cometen a causa o bajo la influencia de sustancias psicoactivas. En estas situaciones se debe determinar cual es el grado de influencia que ha tenido la sustancia o adicción sobre la capacidad volitiva e intelectiva al cometer el delito. Teniendo en cuenta lo anterior, el juez podrá decidir eximir de responsabilidad (art. 20.2 CP) o atenuar la pena (art.21.1, 21.2 y 21.6 CP).

Hay que aclarar que Eximir de responsabilidad no significa que la persona quede exenta de consecuencias jurídicas, ya que en este caso se pueden aplicar medidas de seguridad en relación al grado peligrosidad del sujeto. Es decir,  que se deduzca de las circunstancias personales del sujeto un pronóstico que revele la probabilidad de cometer nuevos delitos (art.95.2 CP). Estas medidas de seguridad se aplicaran tanto a sujetos declarados inimputables como a los sujetos declarados semiimputables, que además de cumplir su pena correspondiente, si se valora su peligrosidad en vistas al futuro, se le aplicaran a su vez medidas de seguridad. Se establecen dos tipos de medidas de seguridad (art.96 CP), las privativas de libertad (internamiento en un centro de deshabituación) y las no privativas de libertad que consisten en la remisión a tratamiento externo en centros médicos o establecimientos de carácter socio-sanitario.

Respecto a la exención y atenuación de la responsabilidad penal, hay que puntualizar que las sentencias tienden a aplicar atenuantes, no sin exigir ciertos requisitos para ello. En primer lugar, que el acusado sea adicto al consumo de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, que la adicción sea grave y por último, y muy importante, que un juez estime acreditado que el delito se cometió a causa de dicha grave adicción.

Por otra parte, ante penas cortas de libertad, el CP puede suspender o sustituir la pena en relación a una serie de requisitos. En el caso de personas que presentan trastorno adictivos, el art. 87 CP indica que se podrá acordar suspensión de la ejecución en penas privativas de libertad no superiores  a cinco años, bajo la condición de que no vuelva a delinquir en un plazo de 3 a 5 años y si no ha finalizado el proceso de deshabituación y continua sometido a él, que no lo abandone hasta su finalización siendo el incumplimiento de estas condiciones causa de revocación de la suspensión.

Una vez se han expuesto las diversas opciones de tratamiento penal de las conductas delictivas que se cometen a causa o bajo la influencia de sustancias psicoactivas, vamos a hablar de la funcionalidad e importancia que tienen los informes periciales antes dichas conductas. Por informe psicológico se entiende todo informe redactado por un perito, especialista en psicología forense, siendo su función la de asesorar al juez sobre las cuestiones solicitadas (en base a la necesidad o conveniencia de conocimientos especializados no jurídicos).

Con la realización del informe pericial se persigue acreditar la drogodependencia del acusado y determinar su influencia en el hecho delictivo con la finalidad de valorar la aplicación de circunstancias modificativas de responsabilidad penal, ya sea una eximente o una atenuación de la responsabilidad (y  de la pena), así como para solicitar modificaciones de la condena una vez se ha iniciado el cumplimiento de la misma con el fin de lograr la libertad condicional alegando la adecuada evolución en el tratamiento de su trastorno adictivo. Todas las posibilidades ante las que se puede presentar y se requiere un informe pericial son de gran importancia ya que determinan la decisión final del tribunal.

Paula Bas Gandía. Psicóloga especialista en jurídica en prácticas

Esta entrada fue publicada en Psicología Jurídica y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los informes periciales en trastornos adictivos

  1. Efectivamente, las periciales psicológicas son de gran valor en casos penales.
    Enhorabuena por el artículo, me ha parecido muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>